Información sobre las series “Submersible” de Panerai

© Erwan Grey All Rights Reserved

© Erwan Grey

HISTORIA DESDE LAS PROFUNDIDADES DEL MAR. MÁS DE 150 AÑOS DE HISTORIA E INNOVACIÓN

Un día de marzo de 1936, la Armada Real italiana escogió el Radiomir de Officine Panerai para las misiones de sus comandos submarinistas. Este nuevo reloj fue el primer reloj militar de submarinismo profesional de la historia. Combinaba la hermeticidad con otra característica que lo hacía único en su campo: su gran luminosidad en la oscuridad que permitía ver la esfera incluso en las condiciones submarinas más extremas en las que trabajaban los submarinistas italianos.

En los archivos del ejército consta como el “Radiomir”, un nombre que identifica el modelo del reloj pero que, en realidad, es el nombre original del material autoluminiscente desarrollado por Panerai para recubrir los números y las agujas de sus relojes.

Tras unas primeras series de relojes con los índices y los números recubiertos con Radiomir, Panerai desarrolló un nuevo tipo de esfera denominado “sandwich”. Esta esfera era más luminosa todavía y se convirtió en una característica exclusiva de sus modelos. La tercera gran innovación data de finales de la década de 1940, con la introducción del Luminor. El nuevo modelo de reloj Luminor debe su nombre a la sustancia, también desarrollada por Panerai, que servía para hacer que la esfera fuera aún más luminosa.

Sin embargo, la más impactante de las nuevas características del Luminor era su exclusivo dispositivo protector de la corona que dotaba a los relojes Panerai de una elevadísima hermeticidad. Este mecanismo para proteger la corona, patentado al igual que el nombre, sigue siendo, junto a la esfera tipo “sandwich”, una característica única y emblemática de los relojes Panerai.

panerai_image.1192841

 

 

L’EGIZIANO 1956 EL PRIMER PANERAI SUBMERSIBLE

La especialización de los modelos Radiomir y Luminor en las inmersiones hallaron un impresionante paradigma en 1956 con la creación del “Egiziano”, un reloj realizado por Officine Panerai en exclusiva para la Armada egipcia.

Su diámetro de 60 mm era incluso mayor que el de los modelos anteriores y su caja de acero iba equipada con el puente de leva que protege la corona y un gran bisel giratorio con cuatro varillas que contaban con números de referencia para poder comprobar la duración de la inmersión.

Además, el modelo “L’Egiziano” fue uno de los primeros relojes Panerai en equiparse con un movimiento mecánico con una reserva de marcha de 8 días. Seguía siendo un calibre de cuerda manual, pero su mayor reserva de marcha redujo considerablemente la frecuencia con que había que darle cuerda, mejorando con ello su hermeticidad, que según se cree podía resistir una profundidad de aproximadamente 200 metros o más.

Aunque en su momento solo se realizaron unos cuantos ejemplares de “L’Egiziano”, otro extraordinario reloj realizado por Officine en 1988 para la Armada italiana no seria más que un prototipo. Este prototipo se adelantaba a su época en términos de materiales: la caja estaba hecha de titanio, un metal muy ligero pero más resistente que el acero, además de ser amagnético. El reloj, de 47 mm de diámetro, se diseñó para utilizarse a profundidades en torno a los 250 metros, pero por motivos de seguridad se reforzaron todos sus componentes y se probó el reloj, primero en el laboratorio a una presión correspondiente a 1000 metros y, posteriormente, en situaciones reales por submarinistas, sin que se produjera ninguna infiltración o deformación en ningún caso.

Officine Panerai también suministraba a los submarinistas de la Armada italiana otros instrumentos esenciales, como brújulas de pulsera, profundímetros y linternas submarinas. Los profundímetros eran de dos tipos, calibrados para profundidades de 15 o 30 metros, según el tipo de misión submarina, mientras que la brújula poseía una esfera móvil con una burbuja para estar seguro de que estaba horizontal a la hora de consultar la dirección.

Tanto por su forma como por su tamaño, las cajas de las brújulas y de los profundímetros recordaban la estructura del modelo “L’Egiziano”, y se sujetaban a la muñeca de los comandos submarinistas mediante una gran correa de piel engrasada, igual que la de los relojes. Naturalmente, en la oscuridad, las esferas encerradas por las grandes cubiertas de Plexiglas®, se veían gracias al Radiomir o el Luminor que se aplicaba en los números de referencia.

Actualmente, Panerai, fiel como siempre a su historia, presenta una colección de relojes Submersible muy distinguidos, herméticos hasta 30 bares (~300 metros) por lo menos y fabricados con materiales de última generación.

 

1956-Panerai-BIG-Egiziano-Reference-2_56-with-60mm-with-Crown-Protection-System

RELOJES PARA SUBMARINISTAS PROFESIONALES. HERMETICIDAD. 

Todos los relojes Panerai poseen una excelente hermeticidad en honor de las gestas históricas de los comandos submarinos de la Armada italiana. Con el Luminor Submersible, Officine Panerai reinterpreta este glorioso pasado, proponiendo una hermeticidad hasta 30 bares (~300 metros) y una función de vital utilidad para los submarinistas: un bisel giratorio para calcular la duración de la inmersión.

El bisel gira en saltos de exactamente un minuto y únicamente en una dirección, para evitar el riesgo de que, por un golpe fortuito, pudiera cambiar la indicación de la duración de la inmersión.

El diseño del bisel de los relojes Panerai Submersible se inspira en el del reloj creado en 1956 por Officine Panerai para la Armada egipcia, conocido con el nombre de “L’Egiziano”.

Gracias a un sofisticado diseño que garantiza que las operaciones se puedan desarrollar en las condiciones más extremas, todos los relojes Panerai Submersible sobrepasan las normas internacionales (ISO 6425) para submarinistas profesionales. De hecho, los relojes Panerai Submersible ofrecen una hermeticidad de 30 bares (~300 metros), tres veces mayor que la que exigen las estrictas reglas internacionales a los relojes para submarinistas.

Los relojes Panerai se someten a una larga serie de pruebas para garantizar su altísima hermeticidad: la prueba de hermeticidad (llevada a cabo mediante un instrumento especial, que somete el reloj a una presión significativamente mayor que el valor garantizado), así como la prueba de la “gota de agua”, la prueba del choque térmico, la prueba del calor húmedo, la prueba de la niebla salina, la prueba del sudor sintético y la prueba del antimagnetismo. Los relojes Panerai Submersible son sólidos, fiables, resistentes y fieles a la función para la que fueron diseñados.

LUZ EN LA OSCURIDAD

A partir del otoño de 1938, las exigencias de la Armada Real Italiana en cuanto a los relojes sumergibles se volvieron mucho más estrictas, a lo cual Panerai respondió con el “Radiomir”, que posteriormente iría experimentando una serie de modificaciones. La principal revolución de esos años fue la forma de construir la esfera. Pasó de una sola placa con los índices y números grabados en ella y, literalmente, rellenados con una pasta autoluminiscente, a la creación de la llamada esfera de sandwich.

La placa superior de la esfera de sandwich estaba perforada y la inferior, que era maciza, se cubría con una sustancia luminiscente (Radiomir y, posteriormente, Luminor). Las placas superior e inferior se unieron mediante un disco transparente de Perspex® intercalado para proteger perfectamente la pasta autoluminiscente. El reloj era tan luminoso que, durante las operaciones nocturnas, los comandos submarinos a veces tenían que tapar la esfera con barro o algas para evitar ser vistos.

La estructura de sandwich se ha ido modificando desde entonces y, en la actualidad, consta de dos placas superpuestas. Para alcanzar el nivel óptimo de luminiscencia y la mejor resistencia al paso del tiempo, en la actualidad Panerai utiliza Super-LumiNova® suiza de calidad A.

 

© Erwan Grey

CONTENIDO TÉCNICO. ALTA FIABILIDAD

Los relojes Panerai Submersible cumplen la norma ISO 6425 que califica un reloj de buceo de la manera siguiente: reloj concebido para soportar la inmersión a una profundidad de al menos 100 metros y dotado de un sistema para controlar el tiempo de inmersión.

Además de la hermeticidad, dichos relojes deben disponer de elementos técnicos, como el bisel unidireccional, una legibilidad o visibilidad adecuada en total oscuridad, la presencia de una indicación, visible en condiciones de inmersión extremas, que permita saber que el reloj está funcionando, algo que, en este caso, se consigue con el segundero situado a las 9 horas, así como la resistencia a los campos magnéticos.

El requisito predominante de la norma ISO 6425 es la hermeticidad. Todos los relojes deben poderse sumergir hasta 100 metros por lo menos.

El Panerai Submersible garantiza una hermeticidad de 30 bares (~300 metros): tres veces mayor que la que exigen las reglas internacionales para los relojes para submarinistas.

Los relojes para submarinistas profesionales de Panerai cuentan con un bisel giratorio unidireccional hacia la izquierda con escala graduada para calcular el tiempo de inmersión y clics de trinquete a intervalos de un minuto. Al comienzo de la inmersión, el índice luminoso del bisel debe alinearse con la aguja de los minutos. Una vez hecho esto, al terminar la inmersión podrá verse la duración de la misma en el bisel. Puesto que el bisel solamente gira en una dirección, se evita una posible manipulación accidental que podría inducir un cálculo erróneo del tiempo de inmersión.

La caja del reloj Panerai se somete a una larga serie de pruebas, llevadas a cabo bajo distintas temperaturas y de acuerdo con procedimientos que garantizan su hermeticidad al agua.

Los relojes para submarinistas profesionales de Panerai también son antimagnéticos, es decir que son capaces de funcionar sin sufrir desviaciones significativas al estar expuestos a un campo magnético de corriente continua de 4800 A/m (NIHS 90-10).

Además, los relojes para submarinistas profesionales deben superar varias pruebas de calidad y fiabilidad en todos sus componentes. Una vez montada la caja, se somete a la primera prueba de hermeticidad para garantizar que está completamente protegida de la entrada de polvo y humedad. Finalmente, los estrictos parámetros de calidad de Panerai exigen que la caja pase por la prueba de la “gota de agua”, que se realiza calentando la caja y poniendo una gota de agua fría o un elemento externo frío en la superficie del cristal protector de la esfera. De este modo, se elimina la posibilidad de que pueda haber humedad dentro de la misma caja.

© Erwan Grey

© Erwan Grey All Rights Reserved

© Text : Panerai.com
© Photos: Panerai.com / Erwan Grey

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *